Friday, August 1, 2014

Barbarie y pasividad: el conflicto palestino israelí.

“Ayer, miércoles, fue el día más sangriento de la ofensiva militar en Gaza: aviones de combate y tanques israelíes mataron a 119 palestinos e hirieron a 500, según han informado fuentes sanitarias en la Franja”. Esto leo yo en un artículo en el periódico de hoy. Y me imagino a miles de personas en sus salones, leyendo esto mismo. Y lo que es aún peor, me imagino a miles de dirigentes políticos, de cargos militares, los propios responsables de estos crímenes leyendo esto… ¿Y saben qué? Todos tenemos algo en común: todos hemos terminado de leer este artículo, hemos apartado el periódico y hemos continuado con lo estábamos haciendo. Todos hemos leído, con gesto de disgusto, es verdad, las crecientes cifras de muertos palestinos, y todos hemos hecho lo mismo: nada.

Ahora lean detenidamente lo siguiente:
“Desde el inicio de la campaña israelí han muerto 1.349 palestinos y hay más de 7.500 heridos. En su mayoría, según los servicios de emergencias palestinos, mujeres y niños. Además, han muerto 56 soldados del Ejército de Israel y tres civiles.”

Lo que quizás podíamos calificar como conflicto ha degenerado en barbarie. La cifra de afectados por este conflicto asciende a casi 9.000 palestinos, mientras que son 60 los muertos del bando israelí (y me duele escribir esto, tratando casi 60 vidas como algo insignificante).
Y, precisamente, una masacre es lo que lleva contemplando, impávido, el mundo lo que para mí ya es demasiado tiempo. La ONU condena, y recomienda (¿qué otra cosa puede hacer?), pero como uno más, coge sitio y contempla con pasividad como cada día mueren personas (civiles, mujeres, niños… pero por encima de todo, personas). El mundo lee, levanta la cabeza, aparta el periódico y continúa con lo que estaba haciendo.

☮, ♥ 
Amaia