Wednesday, October 12, 2011

Incoherencias varias.

Hoy es la típica noche que estás por ahí y dices "buah, hoy me vuelvo a casa pronto, que tengo que descansar" pero el caso es que me he quedado con las ganas de salir de fiesta...
Así que he llegado a casa, y no me apetecía irme a la cama, me apetecía hacer cosas. Pero claro, a estas horas están todos durmiendo por aquí.
Así que esta se ha convertido en una de esas noches en la que, como no estás hablando con nadie, hablas contigo mismo. Y piensas. Piensas, pero no como todos los días, en lo que tienes que hacer, lo que harás, o lo que deberías haber hecho, sino que piensas a modo general.
Piensas en ti mismo (en este caso misma), en el mundo, el universo, la amistad, el amor, la casualidad.
Los pensamientos se atropellan en tu mente, y brotan por doquier de conexiones inexplicables y probablemente con poco sentido, creando un cúmulo de ideas inconexas pero de alguna manera encadenadas, que a pesar de todo conducen a la reflexión.
O quizás esto que acabo de narrar sea lo que ocurre con las palabras, y esto es un torrente inconexo de las mismas (igual para alguno de vosotros lo es, y más si lo estáis leyendo a estas horas) y todo sea un juego de palabras que intenta confundiros mientras que en la mente todo esta claro, no hay cascadas, solo manantiales, o como mucho pacíficos riachuelos que son los que erosionan suavemente el cerebro creando esos característicos surcos tan propios de la masa racional.
Si alguno se está preguntando a donde quiero llegar con tanta parafernalia divagatoria, la respuesta es inexistente, pues creo creer que tan solo estoy jugando un poco con el lenguaje.
¿Habéis visto como de una conversación medianamente normal hemos pasado a frases que cualquier persona de a pie calificaría como cargantes, redichas, emperifolladas o incluso pedantes?
Pero que queréis, me he quedado sin salir...
A lo que iba (si es que iba a algo), quería enfatizar el poder del lenguaje, de la palabra, de las formas de comunicación. Quería que vierais que después de toda esta parrafada medio incoherente no he dicho prácticamente nada remarcable (¿o sí?) y en cambio, muchos otros días, cuando os dejo una foto de esas que a mi me han llegado (porque si la he puesto en este blog es porque tiene su "algo") y un par de escuetas frases, o ni siquiera eso, lo digo todo, y más palabras probablemente sobrarían porque la imagen ya habla por sí misma.
Podríamos seguir hablando de este tema largo y tendido. Podría incluso deciros algo medianamente útil, práctico o interesante, pero entonces nos saldríamos del guión de propósito de este texto, que no es otro que... eh, un momento, ¿cuál es el propósito de este texto?


Ah sí, eso, que una imagen vale más que mil hombres tallando piedra, digo, palabras.
(son las ideas de vuestra mente en proceso de erosión de la materia racional.  Hay que ver, hay que explicaroslo todo eh?jajaja)

Buenas noches pequeños lectores, y gracias por aguantarme en noches como hoy.

☮, ♥
Amaia

1 comment:

  1. Precioso texto, muy bonito para los que necesitamos la palabra como el aire que respiramos. Yo también escribo cosas inconexas de vez en cuando, pero es así como se aprende a manejar algunas palabras, a emplear sinónimos...
    Es algo innegable que la mitad de lo que erosiona nuestra mente no puede ser puesto por escrito, pero al menos lo intentamos.
    ¡Un beso!

    ReplyDelete