Thursday, June 2, 2011

Vacaciones Pagadas.

¡Buenos días!
Ayer estaba por casa, y vi un libro, que no lo había visto antes.
Tenía una portada un poco rara, y un título aún más raro.
Lo abrí. Era de poesía. Este es el poema que leí:

Vacaciones Pagadas
En vacaciones pagadas
concedidas por la empresa
como un premio a si destajo,
se marchaba una remesa,
(compañeros de trabajo)
por unas pocas jornadas,
y entre ellos iba su esposa,
que con dulce desparpajo
le preguntó que: ¿Qué cosa,
quieres que te traiga en regalo?.
Algo barato, y no malo.
Puesto que vas a Brasil, 
el de los colores mil,
pues, una de sus mulatas,
que allí, dicen, son baratas.
Al volver era dichosa.
Como los otros, también
lo había pasado bien.
Cuando la vio, su marido,
le dijo en tono de chanza,
simulando estar dolido:
De mí no te has acordado,
pues veo que no has traído
porque se te habrá olvidado
con la playa y con la danza,
lo que había pedido,
y no en una, varias veces.
Cariño, te hice el encargo,
y aunque el fabricado es largo,
tú lo tendrás, sin embargo,
al cumplirse nueve meses.
Manuel Ambite Sánchez   

¡Cada uno que saque su propia moraleja! ;)
¡Feliz jueves!

No comments:

Post a Comment