Tuesday, February 15, 2011

Fuego artificial.

Te prendes, subes alto, explotas, eres el centro de atención, deslumbras a todos con tu brillo, admiras a pequeños y mayores con tu colorido, iluminas y ciegas aquí y allá, se te ve desde lejos, se oye tu estruendo, te haces notar.
Luego salpicas a todos tus espectadores con tu luz, los cubres de tu resplandor, iluminas su cielo, y te dejas caer como lluvia sobre todos ellos.
Todos contemplan tu estallido boquiabiertos, pero este tan solo dura unos pocos segundos.
Enseguida, aquella inmensa explosión de luz, sonido y color queda reducida a cenizas.
Y de las cenizas ya no se acuerda nadie...

No comments:

Post a Comment